Diccionario Histórico Musical de Fuentes Hispanas

   La terminología musical constituye una herramienta muy necesaria en la musicología y la elaboración de un diccionario histórico basado en fuentes hispanas es todavía una asignatura pendiente. Un trabajo de esta envergadura debería ser realizado por un grupo de investigación, por lo que de forma personal sólo me he dedicado a realizar un vaciado de los diccionarios históricos y tratados de teoría musical, varios cientos de páginas que me han ayudado a comprender las acepciones de un término o su evolución con el pasar de los siglos.

   A modo de ejemplo he aquí una aproximación histórica al término "Acorde" basado en los diccionarios históricos:

ACORDE: Deriva de “accordare” esto es “estar de acuerdo” y este a su vez deriva de “cor, cordis”; corazon. Según Corominas “acordar” no es probable que derive de “chorda” cuerda de instrumento. Nebr.(1495) y Perc.(1591) lo define como “consonantia, harmonia.”. Cervantes en “La Galatea” habla de acordar los instrumentos para referirse a afinarlos convenientemente entre sí: "acordemos nuestros instrumentos y demos principio al ejercicio que de aquí adelante hemos de tener. No se hizo de rogar Erastro; antes, con muestras de estraño contento por verse en tanta amis tad con Elicio, sacó su zampoña y Elicio su rabel; y, comenzando el uno y replicando el otro, cantaron…”: El dicc. de Aut. (1726) nos habla de “acorde”como sinónimo de “afinado” cuando comenta: "Dicese con propiedad, ú de los instrumentos músicos quando están bien templados, ú de las voces quando corresponden afinadas, y mui unidas al tono que cantan." La etimología que propone de la palabra es como ya dijimos probablemente erronea Viene de la palabra Latina chorda. Lat. Consonus. Concors. ESQUILACH. Rim. Fol .274. A ti dirigen sus acordes voces. Terr.(1786) nos da una definición que se asemeja mucho mas a la de Per., es interesante la apreciación estética que hace al definir acorde como: "consonancia, ó union de dos, o mas voces agradables al oído en la misma línea" Nuñ. (1825) "Union de sonidos que forman armonía." Castr. (1852) hace referencia a una ejecución de los sonidos a la vez cuando define acorde como “lo que tiene union de muchos sonidos, y que todos á la par se perciben” Doming.(1853) en cambio aporta una definición que se asemeja al de “armonía” en el sentido de: “justa proporcion de voces ó de instrumentos”. En el dicc. de la Acad. (1899) aparece un dato importante para la definición de “acorde” tal y como lo entendemos en un sentido de armonía clásica, nos dice así: “conjunto de tres o más sonidos diferentes combinados con arreglo al arte de la armonía”. Es la misma definición que aparece en Pagés (1902), el matiz de sonidos “distintos” descarta los sonidos doblados en octava o al unísono. También en el dicc. de Pagés aparecen también dos citas de otros autores: Se observa que los acordes son tanto más consonantes cuando más sencilla es la relación que hay entre el número de sus respectivas vibraciones (B. Rodríguez y Largo. ) "El acorde más perfecto tiene su origen inmediato en la naturaleza, y se compone de tres sonidos" (José Mª Sbarbi)